CAYETANA, DUQUESA DE HÍJAR, VIVE CON “ILUSIÓN Y CARIÑO” EL PREGÓN DE LA RUTA. 2-4-2006

abril 11, 2017

Los tambores y bombos del Bajo Aragón recibieron a la duquesa de Alba en las jornadas de convivencia

HÍJAR. Los nueve pueblos de la Ruta del Tambor y del Bombo del Bajo Aragón se dieron cita ayer en Híjar, localidad anfitriona este año de las jornadas de convivencia que suponen la antesala a la celebración de la Semana Santa. El protagonismo se centró en la duquesa de Alba, que fue la encargada de leer el pregón.

foto cayetana híjar

Foto: Heraldo de Aragón

 

El motivo, según explicó el alcalde, Luis Carlos Marquesán, fue que entre sus muchos títulos nobiliarios figura, desde 1957, el ducado de Híjar. Precisamente este será el tema de las jornadas que celebrará este municipio del 1 al 3 de junio y cuyo contenido trasladó el comité científico a Cayetana Fitz-James Stuart.

A su llegada a la plaza de la Villa fue recibida por el grupo infantil de tambores y bombos, así como por numerosas autoridades y vecinos. Ya en el Ayuntamiento, escribió una dedicatoria en el Libro de Honor, donde firmó como “Cayetana duquesa de Híjar”. A continuación visitó la exposición de carteles de la ruta y presentó de forma oficial el nuevo estandarte. Cayetana trasladó su “ilusión y cariño” por ser la pregonera de la Semana Santa en una localidad cuyo título, según recordó, heredó de su madre. “Tengo bastante sangre aragonesa y me encanta estar aquí por primera vez”, dijo. En su intervención añadió que esta celebración se convierte en “una gran fiesta popular, llena de significados sociales y culturales” gracias a la incorporación del toque del tambor y del bombo. El presidente de la ruta, Javier González, agradeció su presencia porque “da prestigio y difusión a nuestra Semana Santa en toda España y en el extranjero”.

La duquesa, sentada entre el alcalde y el presidente de la ruta, encabezó el acto oficial desde un escenario habilitado en el polideportivo municipal, en el que también se encontraban los ocho alcaldes del resto de las localidades y una representación de los alabarderos. Antes de leer el pregón se hizo entrega de Tambor Noble al grupo de Rosarieros de Híjar, fundado en 1733 y que participa con sus cantos en las procesiones de Semana Santa. El más conocido es el de “Los Despertadores”, que se interpreta la noche de Jueves Santo a las dos de la madrugada. El Premio Redoble se otorgó a la coordinadora ciudadana “Teruel existe”.

Los tambores y bombos de la cuadrilla de la ruta -ataviados con sus túnicas moradas, negras y azules- cerraron este acto, Cayetana recibió durante su visita a Híjar numerosas muestras de afecto y cariño de las personas que acudieron tanto a la plaza como al pabellón, y eran muchas las que querían hacerse una foto con ella.

1519 FECHA HISTÓRICA

Luis Fernández de Híjar y Ramírez de Arellano, antepasado de la duquesa de Alba, encargó ese año a los franciscanos la organización de la Semana Santa, tal y como se conoce hoy en día.

Fuente: Heraldo de Aragón 2-4-2006. Autor del reportaje: E. Pérez Beriain.

Como hay abundante información sobre el Ducado de Híjar, pueden visitar las páginas que a continuación les propongo:

http://www.comarcas.es/pub/documentos/documentos_Senorio_e1407137.pdf

http://www.archivoducaldehijar-archivoabierto.com/origen.html

Anuncios

LA POLINIZACIÓN DE LOS FRUTALES

marzo 20, 2017

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cada primavera, los árboles frutales ofrecen con su floración una explosión de color en las plantaciones, y con ello surge la esperanza para el agricultor de una buena cosecha, al mismo tiempo que una continua preocupación le hace mirar al cielo y sopesar la velocidad del viento para intuir las posibilidades de una helada que pueda dañar de manera irremediable esta esperanza. Este temor es permanente durante los días de la floración y del crecimiento inicial del fruto.

Sin embargo en estos días de preocupación por las heladas, en estas mismas plantaciones frutales se está produciendo una pérdida que puede ser mucho más importante que la que puedan producir las heladas, una pérdida que a menudo es evitable, producida por la falta de una polinización adecuada, especialmente grave en el cerezo y el almendro, aunque también tiene su incidencia en algunas variedades de peral y manzano, especialmente en aquellas que no tienen tendencia a la partenocarpia.

Este problema se viene arrastrando desde hace muchos años, en particular desde que se pasó de los huertos familiares, en los que había una mezcla de especies y variedades , que con relativa facilidad se podían polinizar recíprocamente, a las plantaciones de tipo comercial, a menudo con una sola variedad o con unas pocas. Como además la ausencia de una polinización correcta no es algo fácilmente detectable, las disminuciones de cosecha se han atribuido a otros factores más fácilmente visibles, como el viento, la lluvia o el frio, factores que también pueden intervenir en un desarrollo anómalo de la polinización dificultando la acción de los verdaderos obreros de la misma como son las abejas. Sin embargo para que las abejas puedan trabajar eficazmente se necesita la presencia de variedades polinizadoras.

Ante esta situación se comprende que los problemas de una polinización deficiente son mucho más fácilmente corregibles que las de las heladas, ya que se pueden resolver tomando la precaución de elegir las variedades oportunas al decidir la plantación, y al mismo tiempo disponerlas de la manera más adecuada para su polinización recíproca, al mismo tiempo que en la época de floración se procure la presencia de las abejas para que lleven a cabo el transporte del polen.

En efecto, se entiende por polinización el transporte del polen desde las anteras al estigma en el momento de la apertura de la flor. Este proceso es básico para la fecundación y posterior cuajado del fruto y su importancia se relaciona con la biología floral de cada especie y con que la variedad sea autocompatible o autoincopatible.

El fenómeno de la polinización, y su incidencia en la economía frutal, ha sido valorado solo recientemente, y todavía es de sospechar que no se valora en su justa medida en ciertos casos, a la vista de los errores que aún se cometen se cometen al plantear ciertas plantaciones. Es indudable que las pérdidas causadas por una polinización deficiente pueden afectar tanto a las especies y variedades que necesitan una polinización cruzada, en menor medida, a las autocompatibles.

El proceso de la polinización empezó a estudiarse a fondo en el siglo pasado, con la gran expansión que alcanzaron la botánica y ciertas ciencias conectadas a ella, en especial la anatomía. Sin embargo, su aplicación concreta a los frutales surge de la autoincompatibilidad. Al tomar la fruticultura un enfoque empresarial, partiendo de los huertos familiares que englobaban un conjunto de especies y variedades, se establecieron plantaciones monovarietales que, en algunos casos, presentaron graves defectos de producción. El primer caso de autoincompatibilidad en los frutales fue descrito en 1894 por Waite en peral, y fueron pronta y ampliamente conocidos los problemas del cerezo y del almendro con respecto a su polinización.

Al entrar en el estudio de la polinización se pueden considerar los siguientes aspectos:

      1. Presencia de polen compatible en la plantación.

      2. Que se realice la polinización, es decir, el transporte del polen compatible.

      3. Condiciones adecuadas para la germinación y el crecimiento de los tubos polínicos.

Fuente: Boletín informativo DGA

LA ALZADA DE TALEGA

febrero 21, 2017

alzada-de-saccos

Por José Amezcua

Según afirman los expertos , Aragón ha sido un pueblo de alzadores de sacos, pero por obligación. Se levantaba, como trabajo, en los molinos y en las fábricas de pienso. Al recoger la cosecha, los labradores se veían obligados a coger los sacos del campo y llevarlos al granero, subirlos a un cuarto piso por tablones o escaleras, porque cuanto más alto estaba el grano mejor se secaba. Últimamente, la maquinaria ha sustituido a este tipo de trabajos.

Los primeros vestigios de la alzada de talega datan de la década de los cuarenta, cuando se cree que nacen al son de las doce campanadas de la torre de El Salvador de Ejea, donde al unísono se levantaban doce sacas de harina de cien kilos. Actualmente las doce campanadas suenan en 26 segundos, por lo que se calcula, que eran entre 22 y 24 los segundos que tardaban los caiceros en subirse los 1200 kilos al hombro. Se dice que hubo hombres, como Pedro Benavente, que los levantaron. Era tan dura la prueba que, según Arilla, “hoy sería imposible hacerlo, de no ser un Iñaki Perurena, que yo creo que hasta él tendría problemas”.

HAY QUE LLEVARLO EN LA SANGRE

La alzada de talega, tanto físicamente, exige tener unas buenas cualidades, ya que intervienen infinidad de factores, como explicó Arilla “Las principales cualidades son las de ser un gran trabajador, para poder entrenar todo lo que el cuerpo te permita sin lesiones. Después, como cada deporte, que te guste mucho, que disfrutes levantando, llevando en la sangre que seas levantador. Ser inteligente a la hora de llevar un entrenamiento adecuado, porque no hay entrenadores. Levantar un saco requiere mucho sacrificio y tirones, como mínimo cinco o seis, hasta que se coloca en el hombro. Cada tirón tiene su precisión, su miedo a lesiones, su técnica…

En la saca grande hay que agarrar el palo, porque sin él sería imposible levantar tantos kilos. Una vez que tienes el saco encima de las rodillas, con el palo junto al pecho, hay que abrazar el saco y, una vez que lo abrazas, echarse para atrás. Te recuperas… y luego a arrastrar el saco por el estómago y subirlo para arriba hasta que se va colocando en el hombro”.

“De aquí a dos años -prosiguió Arilla- se tendrá que perfeccionar la técnica, porque, aunque parece todo lo contrario, el saco requiere mucha técnica. Nos queda mucho camino para conseguir un saco idóneo, porque está diseñado para contener cereal, no lo está para hacer deporte”.

GRANDES PROGRESOS

En el transcurso de los doce últimos meses (enero del 91) se ha pasado de hacer unas marcas mediocres a unas marcas realmente complicadas, como levantar las doce sacas en menos de 30 segundos, concretamente 26-50, o levantar más de 170 kilos. Se han batido más de veinte kilos entre la modalidad de tiempo -doce sacas-, donde se han conseguido ocho, y la alzada libre, donde se pasó de 150 a 171 kilos en doce récords. Todo ello merced a las más de 35 exhibiciones por todo Aragón que a lo largo del 90 realizó la FADT en colaboración con la AJA.

sacos3

El no contar con  material necesario para su entrenamiento revierte negativamente en la difusión de este deporte entre los practicantes. Existe una gran afición en público, pero no en alzadores, ya que en el 90 solamente quedaban tres. “Nosotros aquí tenemos unos pioneros -puntualizó Fernando Maestro-, Arilla, Ciudad y Mena, que están haciendo unas marcas, que es una forma de empezar. Y el que salgan nuevos levantadores no solo depende del trabajo de una federación, sino de adecuar unos medios materiales para poder enseñar a nuevos alzadores. Hay que remarcar que espectacularidad hay al máximo, y de hecho los miles de aragoneses que en el transcurso del 90 han disfrutado con las exhibiciones pueden dar fe de ello. Material humano hay, solo queda un apoyo institucional y una valoración real por parte de todos”.

TRES MODALIDADES

Las tres modalidades más conocidas son la alzada libre, que consiste en llevarse hasta los hombros una saca con el mayor peso posible; la alzada por tiempo, en la que hay que subir hasta los hombros doce sacas de 50, 60, 70 y 80 kilos, tres de cada peso en el menor tiempo, y el transporte original, con doce sacas, de idéntico peso a la alzada por tiempo, para cada uno de los contendientes, que tienen que transportarlas durante un trayecto de quince metros limitado por dos líneas paralelas. Para que el transporte sea válido hay que pisar la línea donde se dejan los sacos.

Fuente: El Día de Aragón 20-1-1991. Autor del reportaje: José Amezcua

Más información:

http://www.juegostradicionalesaragoneses.com/juegos/sacos.htm

LA SANTA ENCAMISADA DE ESTERCUEL

enero 15, 2017
la_encamisada

Foto: Turismo de Andorra Sierra de Arcos

Por Antonio Beltrán

El 17 de enero celebra Estercuel la Santa Encamisada en honor de su patrono San Antón. La tal cabalgata original y cortesana, madrileña y de los Austrias, que vestía con ropajes blancos a los jinetes, se ha convertido en un acto ritual. Se previene que es “santa” para otorgarle carácter religioso y se cumple con guardar las formas haciendo que el recorrido, el mismo que el domingo usará la procesión, se haga en sentido contrario a ésta. Se mezclan los ritos del santo eremita como sanador y protector de animales, esencialmente domésticos, con los de purificación por medio de hogueras, en el momento presente casi una veintena, que ocupan las callejas dejando escasos vanos para el espectacular para los jinetes e infantes que han de atravesar las piras, el humo y las purnas en un impresionante acto de confiar al fuego el borrar máculas y afirmar el futuro. Toques de dulzaina o gaita y tambor y viejas tradiciones conservadas intactas otorgan una significación especial a los actos que rebasan, con mucho, el carácter de una mera celebración religiosa o folclórica.

No vale la pena en una nota casi informativa de insistir sobre el papel de San Antón en la vida religiosa europea y especialmente aragonesa, pero si el subrayar que el patronazgo de San Antón, en Estercuel, consecuencia de un voto por una epidemia, sustituyó a San Fabián y San Sebastián, que lo eran de un gran número de pueblos aragoneses. Tales santos incluidos entre los “barbudos” que encaminan el año tras el solsticio de invierno, en Estercuel fueron trasladados a una capilla sobre una de las puertas que abrían el recinto murado y se les denominó “los mártires”, dejándoles en un lugar secundario que se complementa situándolos en los dos lados del presbiterio en la misa y acompañando sus imágenes a la de San Antón en la procesión. Pues la vieja raíz está en que para encender la hoguera principal, en la plaza de la iglesia, se va en procesión y cantando la salve a tomar el fuego de la pira ante los simulacros de San Fabián papa y San Sebastián , asaetado militar, mostrando una latente dependencia respecto de los viejos patronos.

Y los organizadores de la fiesta, matrimonios que se turnan anualmente y que transmiten sus poderes mediante un baile en la plaza, “las coronas” que cambia los sombreros y las tocas se unen a la bendición y consumo común de tortas benditas como en el rito de las “panbenditeras”, y los portadores de hachas en la misa llevan ropas litúrgicas blancas y velan las manos con las que sujetan los hachones como en los ritos impuestos por la liturgia bizantina. Y se baila una jotilla “El Reinao” que se ha resucitado hace poco y todo el pueblo vibra con una fiesta que se hunde en las más profundas raíces de su propia historia.

san-anton

San Antonio Abad

No hay representaciones teatrales de “las tentaciones” como ocurre esporádicamente en La Portellada y en otros lugares, pero si “plegas” para medios con que celebrar el acontecimiento, recogida en el monte de las aliagas que arderán por la noche , el que un “procurador”, un “rey” y un “conde” con sus espoliques hagan el tránsito de la encamisada sobre sendas mulas, cubiertos con capas y sombreros y, en definitiva el que incluso lo que se ha perdido persista. El dejar la imagen de San Antón en el centro de la plaza antes de la función religiosa recuerda el que quizá se dieron tres vueltas cabalísticas de bendición a los animales alrededor de la imagen. Una buena mujer, hablando con otra, le decía el año pasado: “Voy a bajar a la plaza a hacerle un ratico compañía a San Antón que debe estar solo…”. Y solo estaba, con su cerdo a los pies, ornado con un lazo festivo el animal y esperando el santo pacientemente a que le pasearan en procesión después de la misa.

Añadan los lectores que muy cerca está la maravilla del monasterio de la Virgen del Olivar donde encuentro posada cuando voy y comprenderán que asistir en Estercuel a la fiesta de San Antón es un eficaz modo de vivir con intensidad amor y alegría, una gozosa jornada.

Fuente: Heraldo de Aragón 17-1-1998. Autor del artículo: Antonio Beltrán

Foto:  http://www.turismoandorrasierradearcos.com/noticias_ext.php?id=97&npag=0&pag=0

HISTORIAS DE LA NAVIDAD

diciembre 20, 2016

juan-ramon-jimenez

JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

Un regalo en el trópico (Navidad, año 1937)

En la tempestad de exilios levantada durante la década de los años 30, el poeta español Juan Ramón Jiménez y su esposa, Zenobia Camprubí, tomaron la ruta americana para huir de la guerra civil desatada en España el año anterior. La familia del autor de Platero y yo buscó refugio en Cuba, en la pequeña habitación de un hotel del barrio del Vedado, en La Habana. Las fiestas navideñas del año 1937 discurrieron en la tibia calma tropical, entre conferencias literarias y ecos de España, aunque teñidos del exotismo del exilio, pues también el modesto domicilio del poeta recibió obsequios, como apuntó Zenobia Camprubí en su diario: “El primer regalo de Navidad esta mañana fue un pequeño Platero anónimo que al darle cuerda se movía en un círculo, meneando la cola como un remolino y las orejas perezosamente. Nuestra única objeción fue descubrir que era “fabricado en Japón”.

Fuente: Suplemento dominical El Mundo. Autor: José Manuel Fajardo.

VÍAS MUERTAS, VIDA MUERTA (1)

noviembre 20, 2016

UTRILLAS Y OJOS NEGROS, LOS TRENES QUE NO VOLVERÁN

UTRILLAS – ZARAGOZA

utrillas-4-61-gfoto-frank-jones-j-j-olaizola1-668x421

Tren de Utrillas a Zaragoza. Foto: Frank Jones

Por José Julio Ordovás – Heraldo de Aragón

La Sociedad Anónima de Minas y Ferrocarriles de Utrillas se constituyó el 30 de marzo de 1900. Era preciso transportar el carbón hasta Zaragoza, en primer lugar para abastecer las factorías zaragozanas, y en segundo, para desde allí poder distribuirlo por toda España. 15 millones de pesetas fue el pingüe capital, aportado por aragoneses, de que se dispuso para llevar a cabo el ambicioso proyecto. El diseño de la línea no era cosa fácil. La orografía de aquel paisaje lunar seguro que le causó más de un quebradero de cabeza a Francisco Bastos, el ingeniero militar aragonés, de nada más que 24 años, a quien se le encomendó la tarea. La longitud de la línea era, exactamente, de 125,376 Km. Se trataba de una vía única, con un ancho de 1,05 metros, sin electrificar y con traviesa de madera. Las señales eran mecánicas de disco rojo y, al no estar relacionadas con las agujas, se aseguraban con cadena y candado.

Fue necesario construir 2 túneles, levantar 7 puentes y viaductos y edificar un total de 20 estaciones, apeaderos y aparcaderos, sin contar las casillas (más de 60) en las que residían, con sus familias, los guardagujas, los guardabarreras y los que se encargaban de los caminos de hierro, como se les llamaba entonces, con poética precisión, a las vías.

El 30 de septiembre de 1904 fue la fecha oficial de la inauguración, que como es de imaginar se celebraría con la pompa y el jolgorio de rigor, pero la apertura de la línea, a decir verdad, no se produjo hasta el 5 de octubre del mismo año.

Miles de toneladas de lignito se transportaron desde la estación de Lavaderos (Martín del Río) hasta la antigua estación de Cappa. Pero no solo se transportó mineral. El tren de Utrillas fue la arteria -no la principal sino la única- de toda aquella zona, una zona más bien pobre que vivía de lo poco que daba la tierra. Las locomotoras, algunas de hasta 90 toneladas, como las diez que fueron traídas expresamente de Túnez, arrastraron también vagones de remolacha (destinada como materia prima para la boyante industria azucarera zaragozana), de piedras extraídas de las canteras (con destino a Cementos Portland) y de viajeros que o bien se desplazaban hasta la capital para dilapidar con o sin tiento sus ahorros, o bien iban cargados de pesados hatos para volver de allí con un puñado de monedas envueltas en el moquero. Si alguien tan viajado para la época como Unamuno cuando iba en tren tenía la angustiosa y casi paranoica sensación de estar en el vientre de un “monstruo de hierro”, dentro de una “cárcel que corre”, no puede uno por menos de preguntarse que sentirían aquellas pobres gentes que apenas conocían otro medio de locomoción que el carro tirado con mulos.

cruce-de-trenes-en-lecera-foto-trewor-rowe

Cruce de trenes en Lécera. Foto: Trevor Rowe

Durante 62 años estuvo en funcionamiento el conocido, popularmente, como tren de Utrillas. Por orden del 15 de enero de 1966, la línea fue clausurada. Fue ese día cuando el jefe de la estación de Utrillas-Montalbán dio la salida oficial al último tren . El cierre definitivo lo decretó la administración el 31 de marzo siguiente. Curiosamente, en ese mismo año se rodó, en el tramo de Valmadrid a Zaragoza, el western Los largos días de la venganza, cuyo solo título basta para despejar las dudas que pudiera uno abrigar respecto a la naturaleza y calidad de la cinta. Para ello se decoró y maquilló a conveniencia la locomotora nº 4, que, con la aparatosidad y el atronamiento característicos de las películas del género, sufriría el asalto y el saqueo de unos desalmados forajidos.

EL TREN FANTASMA

El camino de hierro se desmanteló concienzudamente, pero mentiría uno si dijera que, después de tanto tiempo, del tren de Utrillas no queda ya ni rastro. Las casillas y las estaciones, abandonadas a su suerte, siguen todavía en pie, hasta que el cierzo acabe derruyéndolas, cosa que puede suceder cualquier día de éstos o al cabo de muchos años, quien sabe. Los postes por los que iba el hilo telefónico de la línea tampoco se han venido abajo. Solitarios y resecados, sirven de mirador y descansadero a grajos, cuervos, hurracas, tordos y demás pájaros de mal agüero.

La desaparición del tren cambió de forma drástica e irreversible la vida de los pueblos por los que pasaba. Los que entonces eran pueblos prósperos y florecientes, con poblaciones jóvenes y numerosas, ahora son pueblos semiabandonados, que llevan camino de convertirse en lugares de recreo, donde acudir con los hijos y los abuelos para huir, con cierta regularidad y un coste mínimo, del mundanal ruido.

Los hombres y las mujeres de estos pueblos, mayores de cincuenta años, recuerdan perfectamente los días en que el traqueteo del tren rompía el silencio y la monotonía de las clases y las veces en que subieron al tren para ir a Zaragoza, engalanados con las mudas de los domingos y luciendo sus mejores sonrisas. Todos tienen mil y una historias que contar, unas divertidas y otras no tanto.

Tampoco deja de resultar cuando menos paradójico que la estación del Bajo Aragón, remozada con fines comerciales, se encuentre a uno o dos kilómetros escasos del cementerio de trenes de la N-232. No es que uno crea en los juegos macabros del destino, pero la verdad es que cosas así, producto del azar o de algo que no se nombra con esta palabra, dan que pensar.

Fuente: Heraldo de Aragón 22 de julio de 2001 – Autor del reportaje: Julio José Ordovás.

Más información:

http://www.spanishrailway.com/2012/05/02/ferrocarril-de-utrillas-a-zaragoza/

http://historiastren.blogspot.com.es/2014/04/de-valencia-zaragoza-en-via-metrica-y-ii.html

VÍAS MUERTAS, VIDA MUERTA

octubre 21, 2016

tren-ojos-negros

UTRILLAS Y OJOS NEGROS, LOS TRENES QUE NO VOLVERÁN

Por Julio José Ordovás – Heraldo de Aragón

Sin que nadie pudiera o quisiera hacer nada por evitarlo, los trenes han ido desapareciendo paulatinamente de nuestra geografía, sustituidos, en su función de transporte de viajeros, primero por los autocares de línea y luego por los automóviles. Otra de las causas por las que algunas líneas ferroviarias perdieron su razón de ser fue el cierre de las minas a causa del declive de la industria siderúrgica.

OJOS NEGROS – SAGUNTO

Es el caso del llamado tren de Sierra Menera, puesto en funcionamiento en 1907 y destinado al transporte de mineral de hierro desde los yacimientos de Ojos Negros, situados en la provincia de Teruel, junto a la linde con Guadalajara, hasta el Puerto de Sagunto (Valencia). Nada menos que 28 millones de pesetas se invirtieron en la construcción de los 204 Km de vía que unían aquel rincón turolense con la costa mediterránea. Salvo un detenimiento de nueve años, desde 1932 hasta el fin de la Guerra Civil (durante la cual, por cierto, se levantó un tramo de vía para hacer trincheras), este ferrocarril funcionó casi ininterrumpidamente, hasta que en 1972 RENFE pasó a encargarse del transporte del pesado mineral. En sus 65 años de vida el ferrocarril de Sierra Menera se hizo cargo de millones de toneladas de mineral de hierro y fue sin duda el principal artífice de la prosperidad de la zona. El transporte se llevaba a cabo mediante 22 locomotoras de vapor, encargadas de arrastrar la impresionante cifra de 600 vagones tolva de 20 t de carga útil cada uno. Pero para llenar día tras día esos vagones y alcanzar así la prosperidad hubo quienes se dejaron la piel en la tierra ocre de la mina.

Las minas de Ojos Negros son como una herida abierta (no en vano se trataba de una explotación a cielo abierto), imposible, en apariencia, de cicatrizar. Como si hubiera habido una plaga, la mina y los “barrios” mineros fueron abandonados súbitamente. Uno de esos asentamientos, el llamado “Barrio de la Estación”, era el lugar donde se encontraban los hangares y talleres de las locomotoras y donde tenían sus viviendas los que se encargaban del cuidado de la estación. Arribar a ese paraje recordado, sin nostalgia alguna, tan solo por los más viejos del lugar, oír el silbido estremecedor del viento, que en los días más airados del invierno se incrusta en la piel del viajero con la intensidad de mil cuchillas y recorre como alma que lleva el diablo los interiores de los edificios ruinosos y solitarios, y contemplar con un nudo de emoción en la garganta el paisaje de la batalla entre el hombre y la naturaleza, debería ser un ejercicio obligatorio para los que disfrutamos de la era del confort y no necesitamos más que apretar un botón del mando a distancia para ver colmados nuestros deseos.

Fuente: Heraldo de Aragón 22 de julio de 2001. Autor del reportaje: Julio José Ordovás

Más información:

http://ferropedia.es/wiki/Ferrocarril_de_Ojos_Negros_a_Sagunto

https://www.youtube.com/watch?v=OUDgdiusVG8

https://www.youtube.com/watch?v=E_V5ObFb2H0

https://www.youtube.com/watch?v=yu2DO8MNx2w

APROXIMACIÓN A LAS NEVERAS DEL BAJO ARAGÓN TUROLENSE

septiembre 19, 2016

Por Leonor Franco – Heraldo de Aragón.

nevera-de-belmonte-de-san-jose

Nevera de Belmonte de San José

Las neveras de la comarca del Bajo Aragón han sido perfectamente catalogadas en un libro. Estas construcciones son desconocidas en la actualidad, a pesar de que cumplieron una importante misión a partir del siglo XVI. Una ruta por los lugares donde construyeron estos pozos, muchos de ellos de bella arquitectura, permitirá conocer el comercio de la nieve y los usos que se hicieron de este producto en la Edad Moderna.

El hielo, la nieve, el frío, antítesis de la sofocante climatología estival que padecemos, son, sin embargo, protagonistas ahora de un buen número de pueblos del Bajo Aragón, a través de una publicación, recientemente editada por el Taller de Arqueología de Alcañiz. En la que se catalogan 53 neveras.

Nada más gratificante por el interés artístico que despiertan y el gran desconocimiento que existe de ellas que emprender una ruta a lo largo de los municipios que poseen estas construcciones, pozos en ocasiones de bella factura arquitectónica, a veces cilíndricos y otras cónicos, que permitirán conocer la cultura del uso y el comercio de la nieve en la edad moderna. La visita supondrá además un mayor conocimiento de la aplicación que se daba a la nieve guardada en estos recintos, usos fundamentalmente terapéuticos y de enfriamiento de bebidas, y de conservación de alimentos, en menor medida.

EDIFICIOS DESCONOCIDOS

Alberto Bayod, autor junto con José Antonio Benavente de esta publicación, ha realizado un arduo trabajo de investigación que ha posibilitado inventariar un gran número de neveras, aunque, según afirma, no están todas las que son. Bayod dice, que la construcción de las neveras, se generaliza a partir del siglo XVI, por lo que “es seguro que cada pueblo tenía su propia edificación”, no obstante muchas fueron destruidas con el paso del tiempo hasta el extremo de llegar a desconocerse en la actualidad su ubicación, y en otras, se mantienen restos mínimos.

Ante esta situación, el libro únicamente recoge las que conservan importantes vestigios, y propone un recorrido por estos pozos, generalmente grandes desconocidos del público, incluso para los propios habitantes de los propios municipios.

Una de las neveras más interesantes es la de Belmonte de San José, recientemente restaurada, que conserva con arcos de sillería, trabajada en piedra calcárea, y a la que se puede acceder a través de una puerta lateral. Pero también pueden ser perfectamente visitables otras, como la nevera de Alloza, que junto con la de Belmonte es una de las más grandes con nueve metros de profundidad, la de Cañada de Verich, Valdealgorfa, o la de Albalate del Arzobispo, en la que se aprecia una bóveda de ladrillo y piedra.

POCOS EJEMPLARES

A pesar de la importancia, que según Bayod presentan este tipo de construcciones, las autoridades locales no muestran el mismo interés, ya que solo cuatro están restauradas, y estas son la de Belmonte de San José, Albalate del Arzobispo, Cañada de Verich y la Nevería de Alcañiz, este último un recinto en el que se distribuía el hielo. Hay otras que sin ningún tipo de intervención se conservan bien, y este es el caso de la del convento de Calanda, Fórnoles y Alloza, o el Monasterio del Olivar. Y otras que preservan todas sus estructuras intactas, pero han sido durante siglos convertidas en vertederos, como la de Valdealgorfa.

En algunos casos se reconocen únicamente por una pequeña oquedad, formada por piedras abierta en el suelo, desde donde se accedía a la nieve.

PRODUCCIÓN DE NIEVE A PARTIR DEL SIGLO XVI

La construcción de neveras no se ciñe exclusivamente a la comarca del Bajo Aragón, aunque es allí donde han tenido especial cuidado en iniciar su restauración y en darlas a conocer. Es un fenómeno que se empieza a generalizar a partir del siglo XVI, cuando se levantan masivamente en casi todos los pueblos, y concluye hacia finales del siglo XIX, momento en el que, según el historiador Alberto Bayod, comienza la fabricación de hielo a nivel industrial.

Bayos no sabe a ciencia cierta cuál es la nevera más antigua de las 53 que tiene catalogadas, pero indica que la cita más antigua que ha encontrado hace referencia a la de Castelserás, y en concreto un documento de arrendamiento de este pozo que data de 1622. Las neveras urbanas eran arrendadas por las autoridades municipales para su explotación, y además de abastecer al pueblo, el hielo se vendía a los arrieros que pasaban por el lugar, si había excedentes.

Por otro lado es difícil su datación, porque buena parte de las neveras presentan diferentes fases constructivas. Así, al principio eran recintos muy sencillos, que con el tiempo se iban reformando con estructuras más complejas, que aislaban mejor el producto. Piedra calcárea es uno de los materiales más usados para este fin.

Fuente: Heraldo de Aragón 25-8-1999 – Autora del reportaje: Leonor Franco.

http://www.bajoaragon.es/index.php?option=com_content&view=article&id=109&Itemid=174

http://www.omezyma.es/Bovedasdelfrio/menu.htm

www.lamagiadeviajar.com/pdf/MAGIA84Neverasdelbajoaragon.pdf

LA VÍA QUE JAMÁS EXISTIÓ

agosto 21, 2016
DSCF0041 estacion desde carretera

Estación de Valdeconejos (Teruel)

SÓLO UN SUEÑO

En el libro de Eloy Fernández Clemente “Historia del ferrocarril turolense”, editado por el Instituto de Estudios Turolenses, hay un capítulo en el que se recoge las líneas férreas que nunca se culminaron. Fueron muchas las que se pensaron, pero no pasaron de proyectos o ideas. Sin embargo la línea Teruel-Lérida constituyó toda una fustración porque se palpó su terminación.

Eloy Fernández Clemente expone en “Historia del ferrocarril turolense” que el 22 de enero de 1926 se anunció el proyecto de la principal de las líneas nunca terminadas, “pero si realizadas, la Teruel-Alcañiz-Caspe-Fraga-Lérida”.

Fernández Clemente señala que la línea férrea de 275 kilómetros fue proyectada por el ingeniero turolense Bartolomé Estevan y se “interrumpió en 1930 por complicaciones económicas y jurídicas. Era la gran obra en Teruel de la dictadura de Primo de Rivera, y hubiera vertebrado la provincia, suponiendo un cambio radical en sus comunicaciones y vinculando el Bajo Aragón con la capital”.

“Construidos -continúa el libro de Fernández Clemente- numerosos puentes, túneles, desmontes, estaciones todavía hoy puede verse, a veces paralelamente a la carretera la línea que desde Teruel baja por Tortajada, Villalba Baja, Cuevas Labradas, Peralejos, Alfambra, Perales, Fuentes Calientes, Cañada Vellida, Valdeconejos, Loma de San Justo y Pastor, Palomar, Castel de Cabra, Cañizar, Gargallo, La Mata, Alcorisa, Foz Calanda, Castelserás, Alcañiz…

Muchos de los viejos planes para unir las zonas mineras de Utrillas y Andorra , el Val de Zafán, etc. quedaban ahí resueltos. Pero tras la Guerra Civil, algún intento de reconsiderar el asunto quedó abortado: primó la rentabilidad económica, que hacía desaconsejable esa inversión estatal, por instancias internacionales…”

Pero si fustrante fue lo que ocurrió con la línea Teruel-Lérida, desolador ha sido lo que en los últimos años ha pasado con otras líneas férreas por las que ha discurrido vida y ahora son fantasmas del recuerdo. Cabe recordar los ferrocarriles que unían Utrillas con Zaragoza, Ojos Negros con Sagunto, Andorra con Escatrón o el Caminreal-Calatayud.

En este recorte de líneas y servicios ferroviarios, Renfe, a mediados del mes pasado (febrero del 92) redujo la mitad de los trenes a su paso por la provincia turolense, por el mismo concepto que el que se aplicó en los años treinta para no terminar la línea Teruel-Lérida: falta de rentabilidad. A este paso y no tardando, el tren por la provincia turolense sólo traerá recuerdos.

El Consejo de Ministros, en su reunión del 8 de febrero de 1984, abandonó definitivamente la construcción de diversas líneas de ferrocarril entre las que se encontraba la línea Teruel-Lérida.

En el Boletín Oficial del Estado del 12 de marzo de 1992 se publicaba una resolución del 12 de febrero de 1992 de la Dirección general del Transporte Terrestre en la que se notificaba el ejercicio de derecho de reversión de los terrenos que se expropiaron hace más de 60 años (1992) para el tramo Teruel-Mequinenza de la línea férrea Teruel-Lérida.

Con esta resolución de la Dirección General de Transporte Terrestre se pretende devolver las tierras que se expropiaron en su día de lo que supuso sin duda el intento más ambicioso de vertebración de la provincia y que estuvo a punto de lograrse, pero que como un sueño se esfumó, tras la Guerra Civil, al aplicarse entonces el término tan de moda y actual como la falta de rentabilidad…

Fuente: El Día de Aragón 22-3-1992. Autor del reportaje P. P. B.

JOSÉ LUIS ARMENTEROS

julio 19, 2016

jose luis armenteros

Nació en Madrid el 26 de junio de 1943 y murió en esta misma ciudad el pasado 11 de junio de 2016.

José Luis Armenteros, perteneció a la primera quinta del rock and roll español, como guitarra solista de Los Relámpagos. En la misma formación estaba el organista Pablo Herrero, con el que formaría tándem.

Inicialmente conocido como Dick y Los Relámpagos, aquel quinteto instrumental destacó por la limpieza de su sonido y su eficacia como acompañantes. Los Relámpagos debutaron en 1962 en Philips, donde también respaldaron a solistas como Miguel Ríos (entonces Mike Ríos, rey del twist)

Los Relámpagos tenían un proyecto creativo que pasaba por la actualización de canciones populares de diferentes regiones de España más partituras clásicas de Falla o Tárrega. La obligatoria parada por el servicio militar dejó a Los Relámpagos fuera de la competición por el público juvenil. Con todo, no renunciaron: siguieron sacando discos esporádicamente (para el Mundial de 1982, editaron Fútbol en acción)

https://www.youtube.com/watch?v=zJgUPsbOpsI&index=1&list=RDzJgUPsbOpsI

En los sesenta, tanto Armenteros como Herrero se colocaron en la industria. Sellos como Novola o Philips requirieron de sus servicios como cazatalentos; terminaron ejerciendo de A + R (encargados de Artistas y repertorio), buscando material que grabaran sus descubrimientos. Y popularizaron la firma Armenteros-Herrero. Era una bandera de conveniencia: había temas hechos por uno, por otro, en conjunto y, a veces, con ayuda de un tercero. Lejos de cualquier divismo, estaban abiertos a colaborar en lo que fuera necesario, funcionando como productores o arregladores.

Acertaron con el cancionero festivo para Fórmula V, grupo producido por Maryni Callejo, una racha de éxitos que comenzó con Cuéntame -atribuida exclusivamente a Armenteros- en 1969.

https://www.youtube.com/watch?v=MzxAfLZXWyY

Tuvieron menos suerte con otros proyectos, como los mayorquines Falcons o Doctor Pop (la censura franquista obligó a cambiar su Sofía por Lucía, en deferencia a la futura Reina). No importa: ya habían descubierto el filón de los vocalistas poderosos.

el-single-despues-de-ser-modificado

A partir de 1969, comenzaron a proporcionar canciones de letras contundentes a Nino Bravo: Libre, Un beso y una flor, América. También lo hicieron con otros vocalistas levantinos, como Juan Bau: (La estrella de David, Fantasía) y Francisco (Latino). Otro beneficiado por su olfato para el éxito fue el baladista panameño Basilio, con Tierras Lejanas. No pedían exclusividad: competían con las aportaciones de colegas como Augusto Algueró, Manuel Alejandro o Juan Carlos Calderón.

Su savoir faire con los solistas llamó la atención de la industria del otro lado del Atlántico. En Caracas, grabarían un tema que se convertiría en el himno nacional alternativo, Venezuela, por Balbino. De principio, la canción estaba prevista para José Luis Rodriguez, El Puma, que trabajó finalmente con Armenteros y Herrero en el estudio madrileño Eurosonic.

Caso aparte fue Libertad sin ira, del grupo folk Jarcha con letra del publicista Rafa Baladés. Usada como parte de la campaña de lanzamiento de Diario 16, se convertiría en uno de los himnos de la Transición. En 1982, Herrero y Armenteros confeccionaron Como una ola, uno de los mayores éxitos pop de Rocío Jurado. En los años siguientes, disminuyó su ritmo de trabajo. Herrero se volcó en la SGAE, donde alcanzaría el puesto de vicepresidente. Armenteros tocó por puro placer en Trastos Viejos, un conjunto de veteranos. Y ambos disfrutaron del tardío reconocimiento de Los Relámpagos, cuyas grabaciones fueron recuperadas por la compañía Rama Lama.

Fuente: Wikipedia – El País – El Mundo.

Más información:

http://cultura.elpais.com/cultura/2016/06/11/actualidad/1465647922_452659.html

http://www.elmundo.es/cultura/2016/06/11/575c2b8ae5fdeae64e8b460d.html

http://www.elconfidencial.com/cultura/2016-06-11/muerte-jose-luis-armenteros-compositor_1215579/

https://es.wikipedia.org/wiki/Jos%C3%A9_Luis_Armenteros

https://delaparteteruel.wordpress.com/2013/02/20/cuentame-de-formula-v/